• Calle Tórtola, 4, El Puerto de Santa Maria

Mi hijo no traga bien: soluciónalo con el trabajo multidisciplinar de ortodoncia y logopedia

Cuando surge la duda de porqué mi hijo no traga bien, el logopeda y el ortodoncista son dos profesionales de la salud que desempeñan roles complementarios en el cuidado la adecuada función y salud oral. En este artículo, exploraremos la importancia de su colaboración y cómo trabajan juntos para mejorar esos aspectos.

¿Cómo puedo saber si mi hijo no traga bien?

Las familias también pueden detectar las dificultades al tragar fijándose en estos detalles:

  • Labios hipotónicos sin contacto en reposo
  • Lengua apoyada en los dientes o entre los dientes
  • Boca abierta
  • Respiración bucal
  • Mandíbula retraída (posición hacia atrás) o protruída (posición hacia delante)
  • Masticación con los dientes incisivos y no con los molares
  • Acumulación de la saliva o comida en las comisuras labiales

¿Qué factores de riesgo hay para no tragar bien?

  • Afectaciones respiratorias frecuentes
  • Frenillo lingual
  • Hipertrofia amígdalar
  • Uso prolongado del biberón o del chupete
  • Succión digital
  • Morder objetos
  • Morderse las uñas
  • Dieta a base de triturados exclusivamente
  • Desarrollo motor tardío
  • Dificultades perinatales (cesárea no programda, parto instrumental, etc)

¿Qué hace el logopeda si tu hijo no traga bien?

En primer lugar se realiza una valoración anatomofuncional del área orofacial para ver el motivo del por qué «tu hijo no traga bien». Normalmente se realiza observando las estructuras, la musculatura y funciones como la respiración, masticación y deglución.

Posteriormente se establece un plan de tratamiento individualizado y se trabaja sobre la estructura y sobre la función.

Se comienza la intervención logopédica de manera periódica en la que se corrige la función afectada (tragar su tu hijo no traga bien) alcanzando el equilibrio muscular.

Una vez que la función esté rehabilitada y el patrón deglutorio aprendido automatizado se da el alta. Normalmente se recomienda realizar una valoración de seguimiento después del tiempo estipulado por el profesional.

¿Qué hace el ortodoncista en estos casos?

El trabajo del ortodoncista en estos casos se centra en la modificación de las estructuras alteradas por una mala función de las estructuras orofaciales, malos hábitos orales o diversas afectaciones orgánicas. Su objetivo principal es corregir las maloclusiones dentales, que son problemas de mordida o alineación dental incorrecta. Estos problemas pueden incluir dientes apiñados, dientes torcidos, espacios excesivos entre los dientes, mordida cruzada, sobremordida (cuando los dientes superiores cubren demasiado los inferiores) o mordida abierta (cuando los dientes no se tocan correctamente al cerrar la boca). Estas maloclusiones pueden ser hereditarias o causadas por hábitos como chuparse el dedo, chuparse el pulgar o respirar por la boca.

Conclusión

La colaboración entre logopedas y ortodoncistas es fundamental para mejorar la salud y funcionalidad oral de las personas. Trabajando de manera coordinada, estos profesionales pueden abordar de manera integral los trastornos orales, corrigiendo problemas de posición dental y mandibular, y mejorando la comunicación y alimentación oral, aquí está la solución si tu hijo no traga bien.

La planificación compartida, la comunicación constante y el trabajo en equipo son clave para proporcionar una atención óptima a los pacientes, mejorando así su calidad de vida.

Si tienes dudas o necesitas tratamiento en alguna de estas áreas, no dudes en consultar a ambos profesionales para obtener la mejor atención posible.

Recuerda, la salud oral y el habla son aspectos clave en nuestra vida diaria. A través de la colaboración entre logopedas y ortodoncistas, podemos lograr una sonrisa saludable y una alimentación y comunicación efectivas. ¡Cuida tu boca y cuenta con la ayuda de estos profesionales!

    newsletter

    Newsletter: Forma parte de la familia Lograte